Chianti – Castiglioni

$477

Región

Toscana es una de las regiones italianas más famosas en el mundo cuya ciudad principal es Firenze. En Toscana encontramos tres de las regiones productoras de vino más apreciadas a nivel internacional: la zona del Chianti, la zona del Brunello di Montalcino y la zona del Nobile di Montepulciano.La tradición vitivinícola en Toscana es de las más antiguas del mundo, algunas de sus familias producen vino de más de 25 generaciones como la familia Ricasoli (1141 d.C), la familia Frescobaldi (1300 d.C.), y la familia Antinori (1385 d.C., 26 generaciones). A lado de las denominaciones más antiguas y conocidas encontramos unas que todavía no están reconocidas por laclasificación oficial de Denominaciones italianas pero tuvieron muchísimo éxito desde sus primeras añadas. Efectivamente en el siglo pasado varios productores toscanos quisieron aprovechar las condiciones ideales del terroir de esta región para cultivar uvas más internacionales (como cabernet franc, el cabernet sauvignon y el merlot) y crear un nuevo concepto de vino que llamaron “SuperTuscans”. Algunos de los ejemplos más exitosos fueron Tignanello, Luce, Sassicaia, Solaia, Oreno, Masseto.

Bodega

Frescobaldi es una de las familias italianas productoras de vino más antiguas. Los primeros miembros de esta familia empezaron a producir vino en las primeras décadas del 1300. Al día de hoy Los Frescobaldi son una familia icono a nivel mundial de la producción de Chianti y de Brunello di Montalcino. Sus productos son expresión de las más antiguas tradiciones toscanas junto a las técnicas y a las tendencias más actuales en el panorama del vino italiano. Como expresión de esta filosofía encontramos los vinos de la Bodega Luce della Vite (de propiedad de la familia Frescobaldi) con sus Luce, Lucente y Luce Brunello; y los vinos de la bodega Frescobaldi como el Mormoreto, el Castelgiocondo y el Nipozzano. En el 2020 la Bodega Frescobaldi recibió uno de los premios más importante a nivel italiano e internacional: mejor bodega del año por la guía eno-gastronómica Gambero Rosso. Como último dato digno de mención cabe decir que la Familia Frescobaldi además de recibir lo mejor de su tierra y transformarlo en vinos outstanding decidió desde algunos años regresar todo lo bueno que su tierra les había dado a lo largo de los siglos con un proyecto único al mundo: rehabilitar los detenidos educados a la cultivación de la vid y haciéndolos producir vino durante su periodo de estancia en prisión. Cerca de la costa toscana se encuentra la isla de Gorgona. En esta isla no hay nada, solamente una prisión y es meramente en esta isla que los prisioneros producen cada año vino gracias a la familia Frescobaldi. Un noble ejemplo de cómo es posible a través de una actividad tan enriquecedora regresar algo bueno al territorio que ayudó a los Frescobaldi a ser una de las familias viticultoras más importantes del mundo.